Las chicas son guerreras

Se acaba el verano, se acortan los días y aumenta el número de prendas necesario para salir a la calle… :(
Lejos quedarán las noches de ventiladores y sofocos que se cambiarán por edredones y tiritonas. Y a toda tiritona en público… ¡Le corresponden muestras de caballerosidad en forma de chaqueta masculina talla oversize en nuestra figura!

Y dado que el frío no avisa y los caballeros andan un poco de capa caída, nunca esta de más a estas alturas llevarse una chaqueta apta desde primeras horas de la mañana hasta las últimas de la noche.

Nosotros lo tenemos claro, nuestro caballo ganador para esta temporada que se acerca corrió en las pasarelas de “Balmain” y fue clonado entre otros por nuestro querido Amancio. Estamos hablando de chaquetas militares, de felpa, tafetán, impermeables o de cuero (otro must de armarios). Pueblan los escaparates e invaden las pasarelas: de hombreras marcadas, cortas, largas, entalladas, toreras o asimétricas… Puedes encontrarlas finas o gruesas y son perfectas para looks informales y arreglados, ¡Y aptas para todas las decenas!
Por si aún no te hemos convencido para unirte a nuestras tropas puedes ajustarlas a tus “gustos territoriales” si eres de las de napoleón o te van más los alemanes ya puedes dejarlo clarito. Una prenda perfecta para lanzarse a las trincheras…¡y dar mucha guerra este otoño!

Agárrate que vienen curvas

De sobra es sabido por todos que los clásicos nunca mueren y por mucho que los publicistas se empeñen en decirnos, con una Marilyn Monroe algo píxelada, que vivamos en el presente… Lo retro es algo que nunca pasa de Moda.

Para favorecer a las “Marilyns” de este siglo la marca Dior, con John Galliano al frente, ha resucitado en sus pasarelas para esta y las próximas temporadas el “New Look” que hizo célebre al Dior de los años 50 de Marilyn Carpet cleaning Aylesbury. Un look que marca las cinturas y alarga las faldas justo por encima de las rodillas, apto para todas aquellas alejadas del canon europeo carente de formas que invade las pasarelas.

Los vestidos que marcan cintura, se holgan a la altura de las caderas para acabar encima de las rodillas. Los trajes de dos piezas con faldas lápices y chaquetas entalladas a la cintura y volumen en las caderas, acompañados de unas sandalias de tacón pueden constituir el must de la temporada para todas esas mujeres que pasean por el asfalto de camino al trabajo y que necesitan looks compatibles para trabajar o acudir a un cóctel.

Y para terminar… ¡Una de complementos! Las más fashionistas asiduas al baúl de los recuerdos podrán rescatar sus maxi gafas vintage o, en su defecto, unas maxi gafas de inspiración sixties harán las delicias de todas las mujeres, con la ventaja de saber que los clásicos, nunca mueren.